Es una técnica agradable de dar y recibir, totalmente segura, que consiste en pequeños toques en pies, manos, cabeza y espalda. Se fundamenta en el trabajo realizado en zonas reflejas corporales que tienen influencia y relación con los aspectos mentales y emocionales del individuo. Con el masaje se libera y alivia la tensión mental y emocional, lo que induce a la relajación física.

El individuo recupera la fuerza vital. Los bloqueos suelen ser eliminados y se induce la auto curación. El efecto es placentero y relajante, produciéndose una sensación de bienestar, fluidez y plenitud.