Esta técnica ayuda a quien la recibe a desbloquear nudos de estrés que se han producido tanto en la etapa de gestación, como posteriormente y que han derivado en problemas emocionales (miedo, ansiedad, culpa, etc.), todo lo que finalmente acaba siendo la causa de enfermedades físicas. Por tanto es muy recomendable realizarlo en niños y bebés, así como en mujeres embarazadas, pues ayudará a disolver estos bloqueos en la futura madre y en su futuro hijo.

Indicaciones:

  • Estrés, ansiedad, depresión, insomnio
  • Falta de autoestima, inseguridad, miedos, obsesiones
  • Cualquier enfermedad física o psíquica
  • Adicciones
  • Bebés, niños, adolescentes y mujeres embarazadas
  • Todas las personas que desean comprender su evolución, elevar su vibración y energía vital
  • Personas en fase terminal

La frecuencia aconsejada sería de una sesión semanal completa (pies, manos, cabeza, espalda). No obstante, tanto la duración como la frecuencia, quedan al libre albedrío de cada persona y de su necesidad en épocas de crisis.

Los efectos producidos son diferentes en cada paciente. A veces, éstos son inmediatos, notándose mejoría tanto a nivel físico como emocional. En otros casos, se producen paulatinamente y afectan incluso al entorno de ésta persona.