Lo consideramos parte fundamental de cualquier tratamiento estético. Con el masaje favorecemos la circulación sanguínea y linfática de la zona y contribuimos a normalizar el tejido, utilizando distintas maniobras para los casos concretos: celulitis, flaccidez…